Praga, una ciudad encantada

Relato en primera persona: Aniko Villalba – Viajando por ahí

Praga es una de las ciudades más mágicas de Europa. Su centro histórico es Patrimonio de la Humanidad y tiene puentes, catedrales, calles empedradas, castillos, arte, vida cultural y mucho encanto. Eso sí, tenés que ir preparado para compartirla: Praga es una de las ciudades más populares de Europa Central y millones de turistas la visitan cada año. Te damos algunos tips para que puedas aprovechar tu viaje al máximo.

  • El centro histórico de Praga es bastante compacto y se puede recorrer fácilmente a pie. Lo más probable es que pases tu tiempo paseando por el Castillo, Malá Strana (la zona que rodea al castillo), Staré město (la parte más antigua), Nové město (la ciudad nueva) y Josefov (el distrito judío). Como peatón es importante que respetes las normas: cruzar con el semáforo en rojo es ilegal y multado en República Checa.
  • Una de las mejores épocas para visitar Praga es en primavera, cuando todo empieza a florecer. El verano es la temporada más popular y la ciudad se llena de gente, hay olas de calor y bastante lluvia. El invierno es frío pero la nieve la da otro toque mágico al lugar.
  • La moneda oficial de República Checa es la koruna. En algunos lugares aceptan euros pero a un cambio poco favorable. Cuando cambies tu plata asegurate de preguntar si cobran comisión extra y compará las tarifas en varios lugares. Muchas casas de cambio ofrecen cupones “VIP”: descargarlos, imprimilos y presentalos para obtener tarifas mejores.
  • Para moverte por la ciudad podés usar el tranvía y el metro. Los boletos se compran en máquinas, en los minimercados y en las oficinas de las estaciones. Antes de subirte acordate de validar tu ticket en las máquinas amarillas. Si bien no te lo pedirán para subir, hay inspectores que chequean a los pasajeros.
  • Praga es la ciudad de los puentes y hay uno que es especialmente famoso y concurrido: Charles Bridge. Un consejo: si lo querés ver vacío, despertate a la madrugada y andá al amanecer. Durante el resto del día estará repleto de gente, artistas callejeros y músicos.
  • Praga tiene más de 120 kilómetros de ciclovías y es ideal para recorrer en bicicleta. Hay varias empresas que alquilan bicis por el día. Podés pasear por tu cuenta o sumarte a algún tour para aprender más acerca de la historia y cultura de la ciudad. Otra buena manera de recorrer Praga es en barco por el río Moldava.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *